Consejos sobre las Chimeneas de leña



Para un ambiente acogedor en nuestro hogar, sin duda las chimeneas juegan un papel fundamental no solo por la belleza que aporta la llama de un fuego sino también por el calor agradable que genera. Quien no ha disfrutado de una buena compañía, una interesante conversación al lado del hogar de una chimenea mientras por fuera de nuestra casa está cayendo lluvia o nieve. Hay muchas chimeneas decorativas que aportan fuego artificial pero sinceramente, no se puede sustituir al confort del fuego que aporta las buenas chimeneas de leña.



Encender un fuego, parece un juego de niños, sin embargo, lleva consigo una serie de trucos que pueden evitar sorpresas desagradables: el fuego no se aviva, cuando lo consigues no hay forma de que perdure, creamos humos molestos etc. Tenemos que tener en cuenta varios factores.



Cuando comienza la temporada de frío, es necesario hacer una limpieza previa tanto del hogar como del conducto de la chimenea. Existen unos productos a base de unos compuestos granulados que aceleran la combustión, evitando así, que se acumulen depósitos de hollín o alquitrán que ensucian la chimenea. Encendemos el fuego y añadimos este producto según las indicaciones del fabricante. Para prolongar la vida de nuestra chimenea es recomendable repetir esta operación de limpieza al final de la época invernal.



A la hora de elegir el combustible adecuado tienes que tener presente varios consejos:



- Cuando inicias el fuego, es recomendable usar papel de periódico y no papeles encerados; ayúdate de pequeños trozos de madera que se queman fácilmente y lograr así una llama viva lista para poner troncos medianos. Hay que tener cuidado en esta maniobra de no ahogar el fuego, para ello, debemos colocar de forma gradual la leña siempre de menor a mayor tamaño.



- Si utilizas leña hay que evitar que este húmeda o recién cortada, lo ideal seria que la tuvieras almacenada en un sitio aireado durante un tiempo prolongado.



- Descarta maderas tratadas químicamente con pinturas, barnices, etc.



- Las mejores maderas provienen de árboles como las hayas y robles, otras maderas como las del pino , abeto que tienen mucha resina ensucian el cristal del hogar y originan mucho alquitrán en el supuesto de tener el hogar de la chimenea cerrado.



- En las ciudades grandes, muchas veces no es fácil encontrar leña de poda y tenemos que acudir a unos aglomerados de maderas y materiales de reciclado llamadas briquetas. Suelen venir con un tamaño adecuado y muy resistentes.



Las chimeneas rústicas están dando paso a las chimeneas modernas con un diseño mas vanguardista, pero sea cual sea, el objetivo es el mismo: aportar calidez y bienestar a nuestro hogar.




En el fuego se combina la energía, los aromas y la belleza de las llamas. ¡Disfruten de ello!.

Comentarios